Primer concurso de cuento “Lestonnac Cuenta”. Institución Educativa Lestonnac-Pereira. 29 de octubre de 2010

Presentación artística. Primer concurso de cuento “Lestonnac Cuenta”. Institución Educativa Lestonnac - Pereira. 29 de octubre del 2010.

Grupo de danzas de primaria. Primer concurso de cuento “Lestonnac Cuenta”. Institución Educativa Lestonnac - Pereira. 29 de octubre del 2010.

Premiación. Primer concurso de cuento “Lestonnac Cuenta”. Institución Educativa Lestonnac - Pereira. 29 de octubre del 2010.

El día 29 de octubre del año 2010, se llevó a cabo la premiación del primer concurso de cuento “Lestonnac Cuenta” en las instalaciones de la Institución Educativa Lestonnac de la ciudad de Pereira.

El concurso surgió como excusa para el encuentro con otros-as a través de la escritura de cuentos. De otra parte, en primer lugar porque se sabe de la capacidad que tienen las niñas de la Institución de acercarse a diferentes espacios de crecimiento cultural y en segundo lugar porque el “Escribir es un acto de pensar con precisión”.

Los parámetros bajo los cuales se promovió y luego se realizó el concurso fueron los siguientes:

A. Niveles:

Primer nivel grados quintos, sextos y séptimos.

Segundo nivel: Grados octavos, novenos, décimos y undécimos.

Tercer nivel: Docentes y personal administrativo.

A. Inscripción:

Para poder participar, fue necesario surtir una etapa de Inscripción, la cual se dio entre el 15 y el 30 de septiembre del año en curso.

B. Fecha de entrega:

La fecha de entrega fue el 19 de octubre y la premiación el día viernes 29 del mismo mes.
C. Jurados:

Profesora jubilada de la Institución: Señora Irma Velásquez

Profesora jubilada de la Institución: Señora Isabel Ruíz

Ex rector de la Institución: Señor Alcides Pérez.

D. Ganadores-as:

Se concedió premio al primer puesto por cada nivel.

E. Condiciones del escrito:
A. Extensión mínima una cuartilla
B. Extensión máxima tres cuartillas.
C. Tema libre.
F. Premiación:
• El premio fue patrocinado por el equipo de dirección y éste consistió en un libro.
• La premiación se realizó en acto público.
G. Logística:

La Invitación-Motivación a las estudiantes y profesores-as, inscripción, recepción de los cuentos y preparación de la jornada de premiación estuvieron a cargo de la biblioteca.

Nota: Todos los cuentos presentados fueron inéditos, entregados en manuscrito y por la misma persona que lo escribió en la biblioteca de la institución.

Entre los criterios de selección básicos de los cuentos, por parte de las y los jurados estuvieron: Ortografía, redacción, novedad y creatividad.

Se anexa el programa del día de la premiación con una información general

Programa mediante el cual se realiza la jornada de Premiación del primer concurso de cuento “Lestonnac Cuenta” de la Institución Educativa Lestonnac.

1. Himno de la República de Colombia.
2. Palabras de la Hna. Beatriz González.
3. Información general concurso.
4. Presentación del Jurado.
Lo componen: Las profesoras Irma Velásquez e Isabel Ruiz y el señor Alcides Pérez.
5. Baile típico.
6. Premiación.
7. Himno del Colegio.

Información General

1. La población a la cual estaba dirigida el concurso fue de un total de: 584 personas entre estudiantes de grado quinto a undécimo, profesores-as, personal administrativo y de servicios generales.
2. Las y los participantes por categoría fueron:
Categoría 1: Inscritas 63 Entregados 31
Categoría 2: Inscritas 26 Entregados 18
Categoría 3: Inscritos-as 6 Entregados 5
3. La participación por grados y profesores fue de: 95 personas.
Discriminadas así:

Grados # de I. # de P.
5ºA 11 8
5ºB 23 11
6ºA 8 4
6ºB 4 1
6ºC 10 3
7ºA 4 4
7ºB 3 0
8ºA 3 2
8ºB 3 3
9ºA 9 8
9ºB 5 3
10ºA 2 0
11ºA 3 2
11ºB 1 0
Profesores-as 6 5
Total 95 54

4. 54 fueron las personas (entre niñas y docentes) que finalmente dejaron de participar después de estar inscritas. Gracias a todas y todos por su participación y colaboración.

About these ads

Acerca de refiscc

SOMOS UNA ONGD
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS Y MATERIALES DE DOCENTES. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Primer concurso de cuento “Lestonnac Cuenta”. Institución Educativa Lestonnac-Pereira. 29 de octubre de 2010

  1. andrea sanchez dijo:

    eldiario.com.co / OPINION
    OPINION
    Artículo leido 119 veces.
    Colegios, una bomba de tiempo

    La Ministra de Educación, Cecilia María Vélez White, se mostró preocupada por los casos de violencia escolar que se han incrementado en los últimos días y teme que está situación se salga de control de la autoridad y se convierta en un problema de orden público. La ministra agregó que al interior de las instituciones educativas del país se están desarrollando programas por el respeto y la convivencia con el fin de contrarrestar los índices de violencia en los colegios de Colombia.
    El caso reciente del joven de 13 años que amenazó con un arma de fuego a su profesor de Inglés en la vereda Cantamonos de Pereira, es la muestra de lo que está pasando al interior de los colegios. La violencia, la delincuencia y el maltrato atravesaron los muros de las instituciones educativas y no precisamente para dejarse educar.
    En mi condición de docente tengo que afirmar que a muchas de las instituciones educativas tanto públicas como privadas, desde hace mucho tiempo vienen soportando la delincuencia. El Popper, la Marihuana y el basuco, el sexo prepago, las armas, el vandalismo y otros vicios no muy dignos de contar, tienen crucificada la educación. El Popper por ejemplo es la sustancia de moda en los colegios, esa es una mezcla de sustancias que sólo cuesta cuatro mil pesos, por ese precio lo compran entre cuatro estudiantes que ponen de a quinientos pesos. Así unos jóvenes lo venden, otros lo compran y otros lo consumen, es el mercado persa de la muerte..
    Pero toda esa descomposición y los factores de riesgo delincuencial que encontramos en los colegios, tienen su génesis en los problemas familiares, en el abandono de la responsabilidad de muchos padres, en la situación que viven los hijos huérfanos de padres vivos y en una sociedad que está configurada para ofrecer a los muchachos todo tipo de ofertas que tienen su orilla en las laderas de la muerte.
    Toda esta situación delincuencial que persigue a nuestros jóvenes puede ser contrarestada con planes, proyectos y programas que involucren a los mismos adolescentes. Necesitamos grupos juveniles, el resurgimiento de los Scout de Colombia, el regreso del matinée dominical a precios módicos en los teatros de Pereira, los campeonatos barriales de futbol y otras disciplinas, la resurrección de las ciclovias, de los grupos de ejercicios aeróbicos en los barrios populares, el retorno de las retretas dominicales.
    Tal vez a nuestros jóvenes lo que les pasa es que los organismos del Estado y los particulares les han estado cerrando las puertas del bien, mientras el mundo del mal no tiene puertas. Tal vez nuestros jóvenes ni siquiera conocen aquellas cosas que a nosotros nos hicieron pensar en ser buenos cristianos y honestos ciudadanos, fueron otros tiempos cuando la ciudad era cívica y todos sabíamos quien era Carreño.
    A la señora Ministra de Educación le falta conocer la situación real de nuestros jóvenes, los muchachos más que programas para contrarrestar conductas necesitan esparcimiento y espacios para pensar en otras cosas, promover la cultura, detectar talentos, motivar los sueños, los jóvenes necesitan otros rumbos que les hagan olvidar la tragedia que viven en sus casas. De lo contrario en los próximos diez años necesitaremos un CAI en cada colegio y un chaleco antibalas para cada docente.

  2. camila lopez dijo:

    Dicen los mercaderes de la Educación Superior atrincherados en sus mentirosas certificaciones y acreditaciones, que Darío Montoya exagera al decir que la universidad colombiana tiene 50 años de obsolescencia. Nosotros creemos que son más, sin que esto justifique la coberturitis y el “calidicio” del SENA. Hace 8 centurias se fundó en París el primer claustro universitario (bula papal de Inocencio III, “Universitas magistrorum et scolarium”) y la verdad sea dicha: muy pocas cosas han cambiado desde entonces. Federico Nietszche decide a sus 35 años (1879), después de un decenio, abandonar su cátedra de Filosofía y Filología en la Univ. de Basilea. “El maestro de la sospecha” se alejó de los escenarios presumidos y rutilantes de su alma máter al no querer que le saliese “la joroba del profesor”.

    La joroba le sale al docente sumido en rutinas gravosas y estresantes, inclinado en su escritorio, repitiendo día tras día la vieja monserga del aula, monólogo claustrofóbico a través del cual reanuda sempiterna y tediosamente su clase con portón asegurado, ventanas cerradas y cortinas echadas, sin dar paso al viento renovador que recorre hoy día el mundo glocalizado. Esa institución ayer cuestionada por el autor de “La gaya ciencia”, sigue en crisis: el mundo de la educabilidad y la enseñabilidad, hoy día y como en aquel tiempo, imposibilita y constriñe la acción fecunda del pensamiento libertario y creador.

    Nuestras facultades tienen profesores de filosofía e historiografía que relumbran por la retórica de sus insufribles y deslucidas clases magistrales, pero no tiene filósofos ni historiadores; médicos y economistas pero no investigadores; profesores de arte y literatura pero no artistas ni escritores; profesores de epistemología, matemáticas y física, pero no científicos; profesores de Derecho pero no juristas. ¿Cómo pensar que a unos seres críticos y creativos, un medio como éste, plúmbeo, apoltro-acolchonado e infecundo pueda cautivar? De una manera engañosa, miope y cínica, “seguimos creyendo y pregonando que andamos a las mil maravillas en asuntos tan exigentes como la investigación, la vida curricular y académica y el procesamiento de ideas productivas y transformadoras” (Eduardo Pastrana, Univ. Santiago de Cali).

    La insatisfacción es palpable, el hastío es enorme y la deserción alarmante. El estudiante entra ilusionado y expectante, pero su interés languidece a lo largo de un semestre de 4 meses que parece eterno para él. Muchos se retiran, algunos resisten, otros concluyen sus estudios más por la requisitoria familiar y/o social que por un deseo de superación y crecimiento personal, laboral y/o profesional. Ir a la “U”, comentan, es algo “in” sólo por el gusto de “levantarse una nena”, beber cerveza en los bares de la zona, “ser revolucionario por un ratico” y cumplir de alguna manera y “a como dé lugar” con “cuasi-semi-pseudo programas” (“carretos bien banderas”) que le han dado a sus directivos patentes de corso para graduar, doctorizar y repartir diplomas a granel, fabricar profesionales en serie y pavimentar nuestras calles con una multitud de egresados y desempleados.

  3. yessica natalia ramirez henao dijo:

    muy chevere todo y recuerden lestonnac lo mejor

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s